Cálculo Renal y Ureteral.

¿Qué es un cálculo?

Un cálculo es una masa sólida y dura que se puede formar en varios órganos como la vesícula biliar, la vejiga y los riñones.

 

Los cálculos renales se desarrollan en el riñón y permanecen allí o se mueven hacia el uréter. La mayoría de las piedras salen del cuerpo mientras orinamos. Sin embargo, algunos cálculos se atoran en el uréter, bloquean el flujo de orina y causan síntomas. Las piedras también pueden ser demasiado grandes para salir del riñón. En ambos casos, es posible que se necesite tratamiento para extraer el cálculo.

Cualquiera puede desarrollar un cálculo renal durante su vida. La causa más común de cálculos urinarios es el desequilibrio en la composición de la orina. Esto puede estar relacionado con la cantidad de agua que bebe y si hay sustancias en la orina que desencadenan la formación de cálculos o la deficiencia de algunas sustancias que previenen su formación. Sin embargo, también existen otras causas, como la infección del tracto urinario y las patologías obstructivas del tracto urinario.

 

Los síntomas son:

Las personas a menudo asocian los cálculos renales y ureterales con el dolor. Sin embargo, los síntomas pueden variar desde un dolor intenso hasta ningún dolor en absoluto, dependiendo de las características del cálculo, como el tamaño, la forma y la ubicación del cálculo en el tracto urinario.

Si el cálculo bloquea el flujo normal de orina a través del uréter, experimentará un dolor intenso, conocido como cólico renal. Este es un dolor agudo en el costado (desde las costillas hasta la cadera).
El dolor viene en oleadas y no disminuye si cambia de posición. Se describe como una de las experiencias más dolorosas.

Otros síntomas que pueden acompañar al cólico renal son:

  • Náuseas
  • Vomito
  • Sangre en la orina (la orina aparece rosada o roja)
  • Dolor al orinar
  • Fiebre

Diagnóstico

Técnicas de imagen

Para localizar su cálculo, se necesitan imágenes de sus órganos internos. Se le puede realizar una ecografía (también conocida como ultrasonido), o una tomografía computarizada. Este escaneo puede mostrar claramente el tamaño, la forma y la dureza de la piedra.

 

Tratamiento conservador de piedras

En ocasiones los cálculos renales o ureterales abandonarán su cuerpo mientras orina. Sin embargo, dependiendo del tamaño y la ubicación de la piedra, le llevará algún tiempo pasarla. Puede sufrir un cólico renal cuando el cálculo se mueve. Si tiene un cálculo muy pequeño con una probabilidad muy alta, puede expulsarlo en un par de semanas.

Tratamiento activo de cálculos

Los cálculos renales o ureterales deben tratarse si causan síntomas.

Hay 3 formas comunes de extraer cálculos:

  • Litotricia por ondas de choque (LEOCH).
  • Ureteroscopia (URS).
  • Nefrolitotomía Percutánea (NLPC).

Según si el cálculo está en su riñón o en su uréter, el médico puede recomendar diferentes opciones de tratamiento.

Si no tiene síntomas, aún puede recibir tratamiento en caso de que:

  • La piedra siga creciendo.
  • Tiene una infección.
  • Tiene una piedra obstructiva.
  • Su piedra es muy grande.
  • Sus riñones se han detenido o pueden dejar de funcionar correctamente.

Tiene un mayor riesgo si tiene:

Aparición de los cálculos a una edad más temprana, especialmente en la infancia o en la adolescencia.

  • Antecedentes familiares de enfermedad de cálculos.
  • Piedras debidas a una infección del tracto urinario.
  • Una condición genética que lo hace propenso a formar cálculos.
  • Un estrechamiento en sus uréteres.
  • Una obstrucción en la unión donde su riñón se encuentra con su uréter.

Consejos generales de estilo de vida para prevenir cálculos

 

  • Beber de 2 a 2.5 litros de agua todos los días.
  • Beber agua de manera constante durante todo el día.
  • Tomar bebidas con pH neutro, como agua o leche.
  • Beber aún más agua si vive en un clima cálido o hace mucho ejercicio físico.
  • Tener una dieta equilibrada y variada.
  • Evitar el consumo excesivo de suplementos vitamínicos.
  • Comer muchas verduras, fibra y frutas.
  • Asegúrese de que su dieta contenga una cantidad suficiente de calcio (alrededor de 1000 a 1200 miligramos al día).
  • Reduzca la cantidad de sal en su dieta (no más de 3 a 5 gramos al día).
  • No coma demasiada proteína animal.
  • Mantenga un peso saludable (su índice de masa corporal debe estar entre 18-25 kg / m2).

¿Qué es un cateter Doble J?

Un catéter doble J es un catéter ureteral con extremos curvados que evitan que se deslice hacia la vejiga o el riñón.

¿Para que se utiliza?

Se utiliza por diversas razones en pacientes con cálculos renales. Se pueden colocar para ayudar a reducir el dolor por cólico renal, para permitir el drenaje cuando hay una infección o cuando un cálculo impide que un riñón funcione adecuadamente.
Se pueden colocar comúnmente después de la cirugía de cálculos (por ejemplo, ureteroscopia) para permitir la cicatrización y garantizar que la inflamación no bloquee el drenaje de orina después del procedimiento.

¿Qué esperar después del procedimiento?

El catéter se retirará posteriormente. En ocasiones se usa temporalmente antes de la extracción de cálculos con otro procedimiento.

Es posible que sienta un dolor leve a moderado en la parte inferior del abdomen y que sienta una fuerte necesidad de orinar. Estos síntomas generalmente son causados por el catéter insertado. Hay medicamentos disponibles que su urólogo le puede indicar para tratar estos síntomas.

Nefrolitotomía Percutanea (NLPC)

La NLP se usa con mayor frecuencia cuando los cálculos renales son demasiado difíciles de alcanzar, demasiado grandes, demasiado numerosos o demasiado duros para ser tratados mediante litotricia o ureteroscopia.

¿Cómo se realiza una NLPC?

Por lo general, la NLPC se realiza con el paciente bajo anestesia general.
Se coloca un pequeño catéter o sonda en la vejiga. Se coloca otro catéter en el uréter. Se puede infundir medio de contraste o tinte a través de este catéter en el uréter para proporcionar una mejor vista y mostrar la ubicación exacta del cálculo. Esto facilita el acceso al riñón mientras se visualiza su tracto urinario mediante rayos X o ultrasonido.
Una vez que se localiza el cálculo, se accede al riñón mediante una aguja fina y se coloca un

pequeño alambre o guía. La guía permite un acceso seguro para el nefroscopio, un instrumento delgado con forma de tubo que se usa para ver el interior del riñón.
La vía de acceso se abre con cuidado hasta que sea posible el acceso con el nefroscopio. Algunas piedras se pueden quitar directamente con una pinza. Los cálculos más grandes deben romperse con un dispositivo como un láser. A esto se le llama nefrolitotricia.

Una vez que se extraen todos los cálculos, su cirujano utilizará material de contraste para confirmar que no queden piedras ni fragmentos en el riñón.

¿Qué esperar después del procedimiento?

Catéter doble J: en algunos pacientes, se coloca un pequeño tubo temporal, llamado catéter doble J, en el uréter. Este catéter ayuda a que la orina fluya hacia la vejiga si el uréter está inflamado después del procedimiento.
Sonda urinaria: después de la cirugía, es posible que también le coloquen una sonda para drenar la orina de la vejiga. Este tubo se coloca a través de la uretra hasta la vejiga. Por lo general, esta sonda urinaria se retira poco después del procedimiento.

Tubo de nefrostomía: Es un tubo sale de su piel en el sitio de la abertura quirúrgica y drena la orina directamente de su riñón a una bolsa de drenaje. Por lo general, el tubo se retira algunos días después de la cirugía.

Es posible que sienta un dolor leve a moderado en la parte inferior del abdomen y que sienta una fuerte necesidad de orinar. Estos síntomas generalmente son causados por los catéteres insertados y / o el doble J.

Catéter doble J: si se colocó un catéter JJ durante el procedimiento se le dará cita el día que sea necesario extraerlo. Esto puede llevar desde varios días hasta algunas semanas.
Tubo de nefrostomía: si se colocó un tubo de nefrostomía durante la cirugía, es posible que lo tenga por un tiempo breve. El cuidado de su tubo de nefrostomía es importante para asegurar la curación adecuada de su riñón. Su urólogo le dará las instrucciones necesarias.

Ureteroscopía

La ureteroscopia (URS) es un método preferido para el tratamiento de cálculos renales de tamaño pequeño a mediano localizados en cualquier parte del tracto urinario.

¿Cómo se realiza una Ureteroscopía?

El procedimiento se realiza con el paciente bajo anestesia. Durante este procedimiento, se inserta un ureteroscopio a través de la uretra y la vejiga hasta el uréter (un tubo que transporta la orina desde los riñones hasta la vejiga) o el riñón.
Se pueden usar imágenes de rayos X con un agente de contraste (tinte) en los uréteres para permitirle al urólogo ver dónde está ubicado el cálculo y descartar otras anomalías.
El ureteroscopio es largo y delgado con una pequeña cámara en el extremo que se usa para ver más allá de la vejiga hacia los uréteres.
Una vez que se encuentra la piedra, se extrae directamente con una “canastilla” o se utiliza un láser para romper la piedra en trozos más pequeños antes de extraerlos con la cesta.
Algunos ureteroscopios son flexibles. Otros son más rígidos y firmes.

¿Qué esperar después del procedimiento?

En algunos pacientes, se coloca un pequeño tubo temporal, llamado catéter doble J, en el uréter. Este catéter facilita el flujo de orina a la vejiga ya que el uréter puede hincharse después del procedimiento.

Después de la cirugía, es posible que le coloquen una sonda urinaria. Este es un tubo que se coloca a través de la uretra hasta la vejiga. El catéter permite que la orina drene de la vejiga.

La sonda urinaria y/o el catéter doble J generalmente se retiran poco después del procedimiento.

Es posible que sienta un dolor leve a moderado en la parte inferior del abdomen y que sienta una fuerte necesidad de orinar. Estos síntomas suelen ser el resultado de la inserción de la sonda y/o el catéter doble J.

Síntomas posterior a un procedimiento por cálculos:

Debido a que se insertaron instrumentos en el tracto urinario, es posible que tenga varios síntomas urinarios durante algún tiempo después de la cirugía.
Estos problemas suelen desaparecer en unas pocas semanas.

Los síntomas pueden incluir:

  • Una leve sensación de ardor al orinar.
  • Pequeñas cantidades de sangre en la orina.
  • Molestia leve en el área de la vejiga o el área de los riñones al orinar.
  • Necesidad de orinar con mayor frecuencia o urgencia.

¿Qué puede hacer la primera semana después de la cirugía?

Trate de beber suficientes líquidos: 1,5 litros diarios (en pequeñas cantidades) a lo largo del día para ayudar a que la orina fluya y los pequeños fragmentos de cálculos se drenen espontáneamente.

Coma más verduras y menos carne para tener un excremento más suave.
Dele un descanso a su cuerpo durante la primera semana después del procedimiento. Tenga cuidado al levantar objetos pesados y hacer ejercicios vigorosos.

¿Cuándo debe llamar al hospital o a su médico urólogo?

Cuando tenga:

  • Fiebre superior a 38,5 grados. Náuseas y vómitos.
  • Dolor de pecho y dificultad para respirar.
  • Grandes cantidades de sangre en la orina y no desaparece con el reposo o la hidratación.
  • Dolor severo en el costado, a pesar de tomar analgésicos.
  • Una sensación de ardor grave al orinar.
  • Incapacidad para orinar.
  • En caso de una NLPC, si se colocó un tubo de nefrostomía, fuga urinaria persistente del sitio de nefrostomía.
×