Hiperplasia Prostática Benigna

¿Qué es la próstata?

La próstata es una glándula ubicada en el tracto urinario inferior, debajo de la vejiga y alrededor de la uretra. Solo los hombres tienen próstata. Produce el líquido que transporta el semen.

Una próstata sana es aproximadamente del tamaño de una nuez grande y tiene un volumen de 15-25 mililitros. La próstata crece lentamente a medida que los hombres envejecen.

Crecimiento Benigno de la Próstata

Las enfermedades de la próstata suelen estar asociadas con la vejez. Pueden causar síntomas molestos en el tracto urinario inferior en hombres mayores de 50 años. Estos síntomas pueden ser causados por un agrandamiento de la próstata, una condición que se conoce como crecimiento prostático benigno (CPB).

El crecimiento benigno de la próstata es una condición común. Está relacionado con los cambios hormonales que ocurren a medida que los hombres envejecen. Las enfermedades de la próstata pueden ser muy preocupantes, pero es importante saber que el CPB no es cáncer de próstata ni se convierte en cáncer de próstata. Sin embargo, algunas personas pueden tener ambas enfermedades.

Síntomas de crecimiento prostático benigno

El crecimiento benigno de la próstata puede afectar la forma en que orina normalmente. Esto sucede porque el agrandamiento de la próstata ejerce presión sobre la uretra en la salida de la vejiga.

A veces, los síntomas son leves. Por ejemplo, es posible que necesite orinar con más frecuencia o que le resulte más difícil vaciar la vejiga por completo. A veces, los síntomas son muy molestos y pueden tener un efecto negativo en su calidad de vida.

Los síntomas que a menudo se denominan síntomas del tracto urinario inferior (STUI) pueden ser causados por CPB.

Tipos de síntomas

  • En los hombres con CPB, los síntomas pueden afectar la micción de diferentes maneras: La forma en que retiene la orina en la vejiga (almacenamiento).
  • Cómo se siente después de orinar.
  • Necesidad de orinar con más frecuencia de lo habitual.
  • La necesidad de despertarse por la noche para orinar.
  • La necesidad repentina de orinar y tener problemas para retenerla.
  • Cualquier pérdida involuntaria de orina (incontinencia).

Los síntomas de micción incluyen:

  • Un chorro débil de orina.
  • División del chorro de orina.
  • El flujo de orina comienza y se detiene (intermitente).
  • Esfuerzo al orinar.
  • Toma un tiempo antes de que comience el flujo urinario.
  • Tarda más en terminar de orinar.

Los síntomas posteriores a la micción incluyen:

  • La sensación de que la vejiga no está completamente vacía.
  • Pérdida involuntaria o goteo de orina en su ropa interior poco después de salir del baño.

 

Diagnóstico

Es posible que se le solicite una ecografía para revisar su vejiga y su próstata y medir el tamaño del volumen de la próstata. Esto puede ayudar a seleccionar la mejor opción de tratamiento para usted.

Tratamiento farmacológico:

Este tratamiento se recomienda cuando los síntomas son molestos y afectan su calidad de vida.

Existen varios grupos de medicamentos para tratar los síntomas:

  • Agonista beta-3.
  • Bloqueadores alfa.
  • Inhibidores de la 5 alfa-reductasa (5ARI).
  • Antagonistas de los receptores muscarínicos (ARM).
  • Inhibidores de la fosfodiesterasa 5 (PDE5I).
  • Una combinación de estos

Tratamiento quirúrgico de STUI en hombres con CPB

¿Cuándo se debe considerar la cirugía?

Cuando sus síntomas empeoran, incluso si ya recibe tratamiento farmacológico. Cuando tiene complicaciones de CPB o si corre el riesgo de padecerlas.
Las complicaciones incluyen:

  • Insuficiencia renal.
  • Dilatación de sus riñones.
  • Incapacidad para orinar (retención urinaria).
  • Infección recurrente del tracto urinario.
  • Sangre recurrente en la orina.
  • Piedra de la vejiga.
    Si no tolera muy bien el tratamiento farmacológico. Si prefiere la cirugía al tratamiento farmacológico.

Durante el tratamiento quirúrgico, el médico extirpará la parte agrandada de la próstata (también conocida como adenoma).

Existen diferentes tipos de procedimientos quirúrgicos, pero todos tienen como objetivo aliviar los síntomas y mejorar el flujo de orina.

Los principales procedimientos son:

  • Resección transuretral de la próstata (RTUP).
  • Incisión transuretral de la próstata (TUIP).
  • Prostatectomía abierta.
  • Vaporización de la próstata con láser.
  • Enucleación de la próstata con láser.

Resección Transuretral de Próstata (RTUP)

La RTUP es la cirugía estándar para el crecimiento. El objetivo es extirpar la parte de la próstata que causa los síntomas. El procedimiento se realiza a través de la uretra sin hacer una incisión en la parte inferior del abdomen. Este tipo de cirugía se conoce como tratamiento mínimamente invasivo.

¿Cómo se realiza la RTUP?

Para la RTUP, recibirá anestesia regional. Una vez que esté bajo anestesia, el médico urólogo usa un resectoscopio para ingresar a la vejiga a través de la uretra. Este es un tipo de endoscopio con un lazo de alambre que usa una corriente eléctrica de alta frecuencia para cortar el tejido de la próstata. El resectoscopio también tiene una cámara que le permite al médico ver una imagen de alta calidad de la próstata en un monitor de video.

Durante el procedimiento, el médico extrae la parte agrandada de la próstata en pequeños trozos con el asa de alambre.

Después de la operación, se coloca una sonda en la vejiga para drenar la orina. También se utiliza para enjuagar continuamente la vejiga y la uretra con una solución estéril para prevenir la formación de coágulos de sangre. Necesitará la sonda durante 1 a 3 días hasta que la uretra sane y pueda orinar por su cuenta.

¿Cuándo debería considerar la RTUP?

Hoy en día, la RTUP es la opción quirúrgica preferida para los hombres con síntomas de moderados a graves causados por CPB.

Debe ir al médico o regresar al hospital de inmediato si:

  • Presenta fiebre.
  • No puede orinar por su cuenta.
  • Tiene mucha pérdida de sangre o dolor.

Cirugía Robótica en Urología

La cirugía es una opción segura y confiable para el tratamiento de enfermedades urológicas. En cirugía, se utilizan dos métodos diferentes:

La cirugía invasiva, también conocida como cirugía tradicional o abierta, es cuando el cirujano usa un bisturí para hacer un corte grande (o incisión). El cirujano puede ver claramente el área de la operación y se realiza a través del corte grande.

La cirugía mínimamente invasiva requiere solo pequeños cortes. Los instrumentos utilizados para la operación se pasan a través de estos cortes. Hay un daño menor al tejido sano.

Dos tipos de cirugía mínimamente invasiva son:

Cirugía laparoscópica clásica, los instrumentos quirúrgicos delgados que incluyen una cámara se insertan a través de los pequeños cortes y el cirujano los controla directamente con la mano.
Cirugía robótica o asistida por robot. En la cirugía robótica, los instrumentos quirúrgicos, incluida una cámara de video, se colocan en los pequeños cortes, que se unen a los brazos de una interfaz robótica controlada por el cirujano desde una consola robótica. En la consola, el cirujano puede ver una vista tridimensional clara y muy ampliada del área que se va a operar.

¿Qué tipos de cirugía robótica existen?

En urología, la cirugía asistida por robot se usa para tratar una variedad de afecciones, como cánceres de vejiga, riñón y próstata u otras afecciones no cancerosas de estos órganos.

Los procedimientos robóticos más utilizados en urología son:

Prostatectomía (extirpación de la próstata).

Nefrectomía parcial y radical (extirpación de parte o todo el riñón).

Pieloplastia (reconstrucción de parte del tracto urinario).

Cistectomía (extirpación de partes o toda la vejiga).

Disección de ganglios linfáticos retroperitoneales o RPLND (extirpación de los ganglios linfáticos en la parte posterior del abdomen).

Cirugía robótica VS la Cirugía abierta

Debido a que se hacen cortes mucho más pequeños en comparación con la cirugía abierta, hay menos pérdida de sangre, menos dolor después de la cirugía y los cortes pequeños cicatrizan mucho más rápido que los cortes grandes.
Los brazos del robot tienen un mayor rango de movimiento. Permiten al cirujano realizar procedimientos complejos con precisión y llegar a áreas que no se podrían alcanzar fácilmente con cirugía abierta o laparoscópica.

La cirugía robótica ofrece una vista mejor ampliada y de mayor resolución del área que se opera que la cirugía abierta.
Los pacientes son dados de alta del hospital antes de lo que lo harían con la cirugía abierta y pueden regresar más rápido a sus actividades normales.

¿Cómo se compara la cirugía robótica con la cirugía laparoscópica?

Al igual que en la cirugía robótica, la cirugía laparoscópica utiliza pequeños cortes y una cámara.
En la cirugía robótica, el cirujano se sienta detrás de una consola usando controles manuales para manipular el robot. En la cirugía laparoscópica, los instrumentos quirúrgicos son manejados directamente por el cirujano.
Los brazos del robot tienen un mayor rango de movimiento, mientras que en la cirugía laparoscópica el rango de movimiento de las herramientas quirúrgicas generalmente se limita a arriba, abajo y de lado a lado.
En cirugía robótica, las imágenes son tridimensionales. El cirujano tiene una vista ampliada de alta resolución del área que se está operando. La cirugía robótica proporciona una mayor precisión en comparación con la cirugía laparoscópica.

¿Qué tan segura es la cirugía robótica?

La cirugía robótica se considera segura porque permite a los cirujanos realizar operaciones difíciles con más facilidad que con la cirugía abierta tradicional. La cirugía robótica tiene menos sangrado.

Cistectomía Radical

La cirugía para la extracción de toda la vejiga se llama cistectomía radical o cistoprostatectomía radical en hombres, ya que se extrae ademas de la vejiga, la próstata. Es pilar del tratamiento en el cáncer de vejiga que invade a la capa muscular de la vejiga:

Algunas de las indicaciones para realizar este procedimiento son:

Presencia de un tumor músculo invasivo.

Presencia de un tumor que crece de forma agresiva (grado alto), que tiene múltiples áreas cancerosas (multifocales) o que es superficial, pero que ha vuelto a aparecer después de la quimioterapia o inmunoterapia.

Fracaso o recurrencia después de un enfoque de conservación de la vejiga (quimiorradiación) o la aparición de efectos secundarios importantes.

Síntomas como sangrado o dolor en pacientes con enfermedad incurable.

Los antecedentes de cirugía abdominal o radioterapia previas dificultan la cirugía, pero rara vez son una razón para no someterse a una cirugía. El sobrepeso no influye en la supervivencia después de la cirugía, pero sí en el riesgo de complicaciones derivadas de la cicatrización de la herida.

La extracción de la vejiga urinaria incluye la extracción de la vejiga, las terminaciones de los uréteres y los ganglios linfáticos pélvicos. Dependiendo de factores como la ubicación del tumor y el tipo de derivación urinaria, se extirpan parte de los órganos adyacentes específicos del género (la próstata y las vesículas seminales en los hombres; toda la uretra, la vagina adyacente y el útero en las mujeres).

Los hombres deben saber que el cáncer de próstata a veces se encuentra en las próstatas extirpadas, pero generalmente no afecta la supervivencia ni el tratamiento a largo plazo.

¿Cómo se extrae la vejiga?

La extracción de la vejiga urinaria se realiza a través de una incisión en el abdomen (en caso de cirugía abierta), o mediante pequeñas incisiones por donde se introducen los instrumentos a utilizar (en caso de ser laparoscópica o asistida por robot) con el paciente bajo anestesia general.
En la cirugía laparoscópica, el cirujano inserta pequeños tubos en su abdomen. A través de estos tubos, el cirujano puede insertar los instrumentos necesarios para extirpar la vejiga. Uno de los tubos pequeños se usa para insertar una cámara que le permite al cirujano ver una imagen de alta calidad en un monitor de video. La cirugía laparoscópica también se puede realizar con la ayuda del sistema robótico quirúrgico DaVinci.
Se extraen la vejiga, los extremos de los uréteres cercanos a la vejiga, los ganglios linfáticos pélvicos y (parte de) órganos adyacentes específicos del género. Creando posteriormente otra forma de almacenar y vaciar la orina (derivación urinaria), para esto se utilizarán parte de sus intestinos para crear la derivación urinaria.

Este procedimiento se puede realizar como un procedimiento abierto, laparoscópico o asistido por robot en centros que tratan a muchos pacientes y cuentan con cirujanos experimentados y especializados.

Si está tomando algún medicamento, es importante informarlo a su médico.

Después de la operación

Durante los primeros días, se mantendrá vigilancia estrecha.

Durante la hospitalización, aprenderá a manejar la urostomía o la neovejiga. Una vez que haya aprendido a usar y vaciar la urostomía o la bolsa interna de orina, se realizara su egreso.

Sus actividades físicas serán limitadas después de la cirugía, pero es importante mantenerse activo.
Es posible deambular en casa, pero con moderación, evite levantar objetos de más de 5 kg. Mantenga una dieta blanda, baja en grasas y sin irritantes. Su consumo de agua debe ser de aproximadamente 2 litros.

Quimioterapia después de la extirpación de la vejiga.

Si un tumor y no se pudo resecar por completo, o si el cáncer se diseminó a los ganglios linfáticos u otros órganos extirpados (determinado por el patólogo), la quimioterapia después de la extirpación de la vejiga es una opción. El cáncer que se ha diseminado a los ganglios linfáticos indica una enfermedad sistémica y puede necesitar tratamiento sistémico (con quimioterapia) en ciertos casos.

Vida sexual después de la cistectomía radical

Debe esperar al menos seis semanas antes de tener relaciones sexuales para permitir que se produzca una curación adecuada. Su vida sexual podría verse afectada después de una cirugía por cáncer de vejiga.

Es posible que su cuerpo se vea diferente después de la cirugía, lo que puede llevar tiempo acostumbrarse. Para los hombres, el pene puede parecer un poco más corto que antes de la cirugía. Tanto para hombres como para mujeres, tener un estoma también puede afectar la forma en que se siente consigo mismo y cómo se siente al tener relaciones sexuales. Tómese su tiempo para recuperarte. Sentirá que está listo para comenzar a tener relaciones sexuales nuevamente. Mientras tanto pase tiempo con su pareja, comparta intereses, disfrute de los mismos y no dejen de hablar.

La extirpación de la vejiga para los hombres generalmente incluye la extirpación de la próstata. Esto se hace para prevenir que el cáncer de vejiga vuelva a la próstata más adelante.

Sin próstata, no podrá producir líquido seminal. Aún puede tener un orgasmo, pero sus orgasmos serán secos (sin semen). Los espermatozoides aún se pueden producir en los testículos, pero no se puede embarazar a una pareja mediante las relaciones sexuales.

Su capacidad para tener una erección puede verse afectada. La cistectomía puede dañar los nervios que controlan la erección, sin embargo existen técnicas que permiten preservarlos y evitar el más mínimo daño. Si los nervios no están dañados, es posible que aún necesite ayuda para lograr una erección después de la cirugía. Existen varias opciones y se pueden utilizar solas o juntas.

La extirpación de la vejiga para las mujeres generalmente incluye la extirpación de los órganos sexuales internos, incluido el útero, los ovarios y la parte de la vagina que está al lado de la vejiga y la uretra. Esto no es necesario en todos los casos, pero generalmente se hace para asegurarse de que se elimine todo el cáncer. En algunos casos, es posible preservar los órganos sexuales internos, dependiendo de la ubicación del tumor en la vejiga. Por lo general, se deja la mayor parte de la vagina, por lo que la mayoría de las mujeres aún podrán tener un orgasmo y una relación sexual.

Puede llevar tiempo acostumbrarse a cómo se ve y se siente esto. El sexo puede parecer diferente al que sentía antes de la cirugía. Es posible que tenga menos deseo sexual. Es posible que deba usar un gel para ayudar con la lubricación. Hay tratamiento disponible si las relaciones sexuales son dolorosas (dispareunia).

Resección Transuretral de la Vejiga (RTUV)

La resección transuretral de un tumor de vejiga (RTUV) es la extirpación quirúrgica (resección) de los tumores de vejiga de manera endoscópica, mínimamente invasiva. Este procedimiento es tanto diagnóstico como terapéutico. Es de diagnóstico porque el cirujano extirpa el tumor y todo el tejido adicional necesario para el examen al microscopio (evaluación histológica). También es terapéutica porque la extirpación completa de todos los tumores visibles es el tratamiento para este cáncer. La RTUV completa y correcta es fundamental para un buen pronóstico. En algunos casos, se requiere una segunda cirugía después de varias semanas.

A menudo, se realiza una cistoscopia para detectar la presencia de cáncer de vejiga. Si hay cáncer, se realiza la RTUV para extirpar el tumor y determinar si se ha diseminado a la capa muscular de la pared de la vejiga.

Si está tomando algún medicamento, es importante informarlo a su médico.

¿Cómo se realiza la RTUV?

La operación se lleva a cabo bajo anestesia general o bajo anestesia regional.
Después de que lo hayan examinado para detectar cualquier alergia, se le administrarán antibióticos por inyección para prevenir infecciones.
Se pasa un resectoscopio a través de la uretra para ver el tumor. La uretra es el órgano que transporta la orina desde la vejiga hacia el exterior de su cuerpo.
Su cirujano reseca o “rasura” el tumor de la pared de la vejiga pieza por pieza usando corriente eléctrica.
Cualquier sangrado se detiene cauterizando la base del tumor con corriente eléctrica.
Los fragmentos de tumor se extraen de la vejiga y se envían para un análisis patológico.
Se insertará una sonda vesical con irrigación para evitar que se formen coágulos de sangre.
El catéter se puede usar para administrar quimioterapia local en la vejiga inmediatamente después del procedimiento. Se deja en la vejiga durante una hora y luego se drena.
La duración del procedimiento dependerá de la cantidad y el tamaño de los tumores, pero generalmente será de entre 15 y 90 minutos.

¿Cuáles son los riesgos del procedimiento?

Al igual que con cualquier procedimiento quirúrgico, existen riesgos de complicaciones: Infecciones adquiridas en el hospital, sangrado, lesión vesical, formación de coagulos.

¿Qué esperar después del procedimiento?

Es posible que necesite la instilación de un agente de quimioterapia en la vejiga después del procedimiento, por lo que se deja una sonda en la vejiga; el fármaco permanecerá durante una hora, luego se drenará.
Es posible que le den el alta del hospital el mismo día o al día siguiente.

Es posible que lo den de alta a su hogar con una sonda vesical. Si es así, se le citará después de unos días para que se realice la extracción de la sonda.

Es probable que experimente algunos síntomas urinarios después de la operación, los cuales deberían desaparecer después de unos días.

Estos síntomas pueden incluir:

Sangrar y encontrar coágulos de sangre en la orina.

Es posible que sienta una necesidad constante de orinar.

Malestar al orinar; los analgésicos simples como el paracetamol pueden ayudar con esto.

Cansancio.

Secreción sanguinolenta por la uretra.

Más sangrado después de que se detuvo el sangrado inicial. Esto es común entre 7 y 14 días después.

Debe ir a su médico o regresar al hospital:
Si la sensación de ardor al orinar continúa después de unos días. Si su orina contiene muchos coágulos de sangre.
Si no puede orinar.
Si tiene fiebre (superior a 38 grados).

Existen varias medidas que pueden ayudarlo a prevenir complicaciones como:

  • Beber mucho líquido, al menos dos litros de agua al día durante dos o tres días. Esto diluirá la orina, reducirá las molestias al orinar y evitará la coagulación de la sangre.
  • Tome su medicación indicada.
  • Mantenerse activo. Tan pronto como se sienta capaz, reanude sus actividades diarias para ayudar a acelerar la recuperación.
  • No levante nada que pese más de 2 kg 2 semanas después de la cirugía. Abstenerse de la actividad sexual hasta por 2 semanas.
  • Evite esforzarse durante la evacuación intestinal. Use un ablandador de heces como un laxante si es necesario.
  • No monte en bicicleta ni haga ejercicio de forma intensiva. Evite las tareas domésticas.
    No consuma alcohol durante 24 a 48 horas.
  • Si tiene fiebre o si su orina se vuelve turbia y espesa, podría tener una infección. Comuníquese con su médico para que pueda decidir si necesita antibióticos.
  • Si le resulta doloroso orinar los coágulos de sangre o orinar en absoluto, comuníquese con su médico de inmediato.
  • Idealmente se debe dejar de fumar antes de cualquier procedimiento.
  • Fumar puede causar cánceres del tracto urinario, estimular la reaparición o progresión de cánceres existentes y aumentar el riesgo de complicaciones después de la cirugía.
  • Se recomienda a cualquier persona con cáncer de vejiga que deje de fumar.

Seguimiento:

Los fragmentos de tumor se examinarán con un microscopio. El resultado de estos puede tardar hasta 2 semanas en determinarse.
Recibirá una cita de seguimiento para conocer los resultados.
Dependiendo de los resultados, se valorarán tratamientos adicionales y seguimiento. Se debe realizar una segunda RTUV de dos a seis semanas después de la RTUV inicial. Esto es en caso de resección inicial incompleta o si los resultados sugieren que el tumor podría estar situado más profundo de lo que se muestra en la muestra.

R-RTUV

A veces se observa tejido tumoral residual después de la extirpación de los tumores. Además, existe el riesgo de que la estadificación de estos tumores después de la extirpación sea demasiado baja (subestadificación) porque la parte más agresiva del tumor no se ha examinado o se ha pasado por alto durante la extirpación. Para lograr la extirpación completa del tumor y evaluar el estadio correcto del tumor, se le puede recomendar que se vuelva a realizar una RTUV 4 a 6 semanas después de la primera en algunos casos.

 

Se recomienda R-RTUV en las siguientes situaciones:

  • Después de una RTUV inicial incompleta.
  • No hay músculo presente en el tejido extraído en la RTUV inicial.
  • Para todos los tumores de alto riesgo y de alto grado.
×